24 de marzo de 2014

Búsqueda implacable y/o Encuentro Inesperado

Ocurre de una en un billón, después de una búsqueda implacable o como también sin que tu mismo/misma lo esperes, volteas a la derecha y ahí esta él/ella, estuvo siempre, pero ni cuenta te diste. Es cuando sin pensarlo sin menos imaginarlo encuentras a alguien que cubre las expectativas, que cubres "tus" expectativas no es común hallar a alguien con casi los mismo gustos, no todo, claro que no. Pero cosas mínimas tal vez que te gustan, como esa humildad que lleva dentro, ese apoyo moral que te da a diario, esa sorpresa que siempre ocurre cuando menos te lo esperas (no me refiero a lo material) son detalles personales, cuando vez el crecimiento de la persona que va mejorando día a día por conllevar bien las cosas y hacer armoniosa y venidera la relación, que se va fortaleciendo. Obviamente los problemas y diferencias nunca faltan esas peleas que aveces te hacen gruñir de cólera, esas peleas que no supiste arreglar o solucionar, esas peleas que toman horas o tal vez días para conciliar, esa mirada fea. Son tantos factores y cosas que se pasa, pero es cuando el algo verdadero se fortalece es cuando ninguno quiere dejar o soltar la toalla, es cuando se quiere luchar, es cuando los dos quieren algo y coincide en el futuro.

A veces suelen calificar las relaciones amorosas como "complicado", puede ser cierto hasta un punto ya que es obvio, el poder juntar a dos personas con distintas formas de vivir, con distintas formas de ver las cosas, con distintos valores uffff un millón de cosas que se puede encontrar, pero no exactamente se halla la media naranja de la misma especie el mismo color, sino se halla un complemento es como una pieza de rompecabezas que cabe en la parte exacta de pensamientos, sentimientos, caracteres, etc.

continuará...




23 de noviembre de 2013

Frecuentemente Desayuno...

RIIINNNGGGG!!!!!!!!!
Suena el despertador y el cerebro empieza a preocuparse:
"Ya hay que levantarse y nos comimos todo el combustible'"
Llama a la primera neurona que tiene a mano y manda mensaje a ver qué disponibilidad hay de glucosa en la sangre. Desde la sangre le responden:' Aquí hay azúcar para unos 15 a 20 minutos, nada más'.
 
El cerebro hace un gesto de duda, y le dice a la neurona mensajera: 'De acuerdo, vayan hablando con el hígado a ver qué tiene en reserva'. En el hígado consultan la cuenta de ahorros y responden que 'a lo sumo los fondos alcanzan para unos 20 a 25 minutos'.
 
En total no hay sino cerca de 290 gramos de glucosa, es decir, alcanza para 45 minutos, tiempo en el cual el cerebro ha estado rogándole a todos los santos a ver si se nos ocurre desayunar.
Si estamos apurados o nos resulta insoportable comer en la mañana, el pobre  órgano tendrá que ponerse en emergencia: 'Alerta máxima: nos están tirando un paquete económico.
Cortisona, hija, saque lo que pueda de las células musculares, los ligamentos de los huesos y el colágeno de la piel'.

 
La cortisona pondrá en marcha los mecanismos para que las células se abran cual cartera de mamá comprando útiles, y dejen salir sus proteínas. Estas pasarán al hígado para que las convierta en glucosa sanguínea. El proceso continuará hasta que volvamos a comer.
Como se ve, quien cree que no desayuna se está engañando: Se come sus propios músculos, se auto devora. La consecuencia es la pérdida de tono muscular, y un cerebro que, en vez de ocuparse de sus funciones intelectuales, se pasa la mañana activando el sistema de emergencia para obtener combustible y alimento.
 
Porque es importante lo que escribo ahora?
Al comenzar el día ayunando, se pone en marcha una estrategia de ahorro energético, por lo cual el metabolismo disminuye. El cerebro no sabe si el ayuno será por unas horas o por unos días, así que toma las medidas restrictivas más severas.
 
Por eso, si la persona decide luego almorzar, la comida será aceptada como excedente, se desviará hacia el almacén de 'grasa de reserva' y la persona engordará.
La razón de que los músculos sean los primeros utilizados como combustible de reserva en el ayuno matutino se debe a que en las horas de la mañana predomina la hormona cortisol que estimula la destrucción de las proteínas musculares y su conversión en glucosa.
 
ASÍ QUE YA LO SABES AHORA...NUNCA MÁS SALGAS SIN DESAYUNAR, TU ORGANISMO TE LO AGRADECERÁ Y COMPENSARÁ CON MAYOR SALUD, MISMA QUE PODRÁS DISFRUTAR VIVIENDO MÁS TIEMPO Y SANO... DESAYUNADO TEMPRANO, LLEVARÁS ENERGÍA SUFICIENTE MISMA QUE TE AYUDARÁ A QUE TU MENTE SEA MÁS ÁGIL, TUS PENSAMIENTOS MÁS ESPONTÁNEOS, TU CUERPO MÁS RELAJADO, CON MAYOR FACILIDAD DE MOVIMIENTO Y POR LÓGICA... TE ESTRESARÁS MENOS.
 
A vivir la vida "SI", pero "... y hago lo que quiero" "NO"!

4 de mayo de 2013

Mañana Maldita


Las mañanas siempre tan coticas, sicóticas donde hasta el mas último individuo esta con el toque de amargura...

La mayoría de las personas que nos levantamos a muy tempranas horas pasamos por el trance de flojera, esa rabia retenida por despojarnos del espacio calientito que hallamos en nuestra cama, tener que soportar las correntadas de aire frio, la pereza de alistarnos rápido para poder tomar el autobús y llegar temprano al trabajo. Comer corriendo un pan, renegar de la tasa de leche que se enfrió y así nos enrumbarnos a la calle para poder coger un carro relativamente vacío o en algunos casos aceptar ser una sardina más en el bus con aquel temor de ser robada o manoseada por algunos tipejos que nunca faltan en la movilidad. Es así que el tráfico limeño nos agarra a muy tempranas horas, donde todo el mundo aún guarda su cólera mañanera, más aún si es un lunes, después de venir de un fin de semana bien disfrutado y haber añorando querer que esos días hayan sido eternos. Aquellas horas o minutos que pasamos en el carro esperando a que avance, la gente reniega, lisurea a diestra y siniestra al conductor, gente dormida, algunos conversando otros pensando, etc.

Y logramos ver a través de la ventana la verdadera universidad de la vida, donde se ven todo tipo de situaciones, todo tipo de gente, todo tipo de cosas, recuerdo que hace algunos días logré ver a través del ventanal del bus conductores peleándose, aún no sé por qué pero justifico esa acción con la rabia de la mañana, esa cólera retenida por estar despiertos tan temprano más aún con el trafico limeño que nunca cambia.

Mi mañana maldita empieza a las 6:30am.